Videos Artículos Formación Médica Continuada Información Contactar
 
 

Cartas al Director

 



Vol.1 Núm. 1

Tomás Gómez Gascón

Presidente de la Comisión Nacional de la Especialidad de Medicina de Familia y Comunitaria de España

 

Se pone en marcha una nueva iniciativa de gran interés: la VideoRevista de Cirugía Menor. Como Presidente de la Comisión Nacional de la Especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria felicito a los autores, pues va a contribuir a la realización de las actividades de cirugía menor en los centros de salud, y además a mejorar la calidad de estas intervenciones.

 

La Atención Primaria debe ser la base del sistema, para dar una mejor atención al usuario, más accesible, más humana, más integral y más eficiente. Es fundamental la buena preparación de los médicos de familia, para que sean capaces de desarrollar todo el perfil profesional. Este instrumento nos ayuda a mejorar nuestra capacitación en el área quirúrgica, que suele ser más deficitaria que otras.

 

La cirugía menor es una de las actividades que nos gratifica al realizarla pues es una satisfacción poder resolver un problema en el propio centro, por uno mismo, y además es algo diferente que saca de la rutina de la consulta. También es muy gratificante para el paciente, pues es más accesible, se le hace en un medio conocido como es el centro de salud, y por su médico de familia, lo que le aporta tranquilidad sobre la intervención y más información sobre la que tendría en el hospital.

 

Los problemas responsables de que se haga poca cirugía en muchos centros de salud son fundamentalmente de dos tipos:

  • Precisa unos recursos materiales, pero sobre todo tiempo, ya que hay que programarlo y hacerlo en una sala acondicionada para ello, con ambiente relajado. Esto es una de las causas que reivindiquemos cupos de pacientes muy inferiores a los actuales, que nos permita realizar todo el perfil profesional.

  • Hay médicos de familia que no hacen cirugía menor porque no se sienten capacitados para ello. Por eso hay que continuar formando a los profesionales, mediante talleres, rotaciones específicas, tutorías de otros compañeros y todos los medios audiovisuales disponibles, a los que se suma esta VideoRevista con unos objetivos muy atractivos, y que van a despertar una gran respuesta por parte de los médicos de familia.

Confío en que este nuevo instrumento, que se añade al magnífico repertorio bibliográfico de todo tipo que tenemos en Atención Primaria, al aportar una metodología innovadora y muy útil para la formación continuada, tenga una larga vida y una enorme difusión. Contribuirá a que podamos realizar una Atención Primaria de calidad, y, por tanto, a aumentar nuestra autoestima y la valoración de nuestro trabajo por la población.

 



Vol.1 Núm. 2

Prof. Segovia de Arana

Fundador de la Especialidad de Medicina de Familia en España

 

Uno de los fenómenos sociales de nuestro tiempo ha sido el de la extensión y calidad de la asistencia médica en nuestro país. La modernización de los hospitales, producida en las últimas décadas, ha ido cambiando la idea peyorativa del hospital por un concepto nuevo de confianza en sus actividades, de tal modo que el hospitalocentrismo ha ido dominando la asistencia médica de nuestro país. Han sido muchos los factores que han intervenido en este cambio como son los avances científicos y tecnológicos de la medicina, la colectivización de la asistencia dentro del derecho a los cuidados de la salud, la mayor confianza de la sociedad en la Medicina y su mayor cultura, la transición demográfica, los cambios en la morbilidad y mortalidad inducidos por la transición epidemiológica, etc. Esta gran demanda de asistencia hospitalaria hubiera sido a la larga perjudicial si nuestro país no hubiera introducido con fuerza y eficacia la especialidad de Medicina de Familia y Comunitaria que se estableció por Real decreto en 1978 y que desde entonces, no sin trabajo, se ha venido extendiendo y consolidando .

La atención primaria desarrollada por la Medicina de Familia y Comunitaria va teniendo una gran calidad como se pone de manifiesto constantemente en las reuniones, simposios, congresos, etc. y en las publicaciones que como la "VideoRevista de Cirugía Menor "que ustedes editan muestran claramente la imaginación y eficacia de sus actividades. La instauración en España de la especialidad de Medicina de Familia y Comunitaria, se adelantó a las directivas europeas que exigían un período de entrenamiento, de al menos dos años , a los licenciados en medicina antes de poder ejercer en entidades públicas . Nuestra consideración de la Medicina de Familia como una especialidad post graduada , de una duración de tres años, supera a esta directiva con una percepción y realismo mayores de las necesidades presentes en la atención primaria. Creo que las actividades de cirugía menor que ustedes tratan en su VideoRevista se encuadran dentro de estas exigencias. El hospitalocentrismo, consecuencia lógica de la modernización de la medicina española, tiene que equilibrarse con éste desarrollo que se está consiguiendo de la Medicina de familia y comunitaria en nuestro país. Todos somos conscientes de la necesidad de mantener nuestra calidad asistencial ante los desafíos económicos, sociales, culturales, científicos y técnicos de la Medicina en continuo movimiento y de una sociedad como la española, que esta demostrando tan notable desarrollo.

 

De nuevo les felicito por su VideoRevista.



Vol.1 Núm. 3

José Antonio Martínez Pérez      

Vocal Comisión Nacional de Medicina Familiar y Comunitaria

Centro de Salud Guadalajara-Sur (Guadalajara)

Felipe Chavida García

Presidente Fundación Semergen

Centro de Salud Brihuega (Guadalajara)
 

A principios de la década de los noventa, empezaron a surgir las primeras comunicaciones científicas aisladas sobre experiencias profesionales de cirugía menor en algunos centros de salud de nuestro país. Más tarde y ante el interés creciente surgido entre los médicos de familia por esta técnica, en 1997 y 1998 el Insalud desarrolló un estudio piloto multicéntrico en un centenar de equipos de Atención Primaria con el fin de evaluar los resultados obtenidos en los mismos con la utilización de este procedimiento.

Estos fueron ampliamente satisfactorios, reflejando la opinión favorable de los profesionales, la seguridad de la práctica y la buena acogida por parte de los usuarios intervenidos. Todo ello impulsó a este organismo en 1999, a incluir el programa de cirugía menor en su oferta asistencial (Cartera de Servicios del Insalud). Posteriormente la gran mayoría de los Servicios de Salud de las diferentes Comunidades Autónomas siguieron los mismos pasos.
La abundante producción científica existente sobre este tema, nos indica que en aspectos tales como la evaluación de la efectividad, seguridad y coste se obtienen unos resultados positivos comparables al de países con más tradición en este campo, como puede ser el Reino Unido.
Por otra parte, las encuestas realizadas a pacientes intervenidos por el médico de familia, demuestran niveles altos de satisfacción, basados fundamentalmente en la evitación de derivaciones innecesarias para intervenciones sencillas, desplazamientos y demoras incómodas, menor angustia ante el acto quirúrgico practicado en un centro asistencial próximo y por profesionales conocidos y la facilidad para el seguimiento postoperatorio.
Todo lo anterior hace que actualmente nadie ponga en duda, que la práctica quirúrgica se sitúe dentro del perfil de competencias profesionales del médico de Atención Primaria
Sin embargo debemos recordar que esta técnica consolidada desde hace unos pocos años en el primer nivel asistencial, fue utilizada desde siempre por el médico rural. Las características propias de este medio en el pasado para ejercer la medicina, sobre todo la menor accesibilidad al nivel secundario, debido fundamentalmente al aislamiento y lejanía de la ciudad, obligaban a estos profesionales a tener una mayor capacidad de resolución y a manejar situaciones no contempladas en el medio urbano.
El perfil del médico rural, fue por tanto, desde siempre pluripotencial y la práctica de cirugía menor, se puede afirmar que era consustancial con el ejercicio en este medio. Actualmente, a pesar de atenuadas, todavía persisten las dificultades anteriormente mencionadas y por ello, la necesidad de que sus profesionales mantengan un buen nivel de conocimientos, habilidades y poder de resolución.
Pero para que los profesionales rurales puedan realizar este cometido es necesario contemplar fundamentalmente varios aspectos, entre los que destacamos:

  • Formación continuada. Facilitando la Administración la presencia física a cursos, talleres y mesas redondas, así como el contacto con el segundo nivel para efectuar rotaciones quirúrgicas.

  • Infraestructuras y material quirúrgico adecuados. En un gran número de casos, tanto los centros de cabecera, como los consultorios locales carecen de las mínimas condiciones. Se estima que en un semestre de práctica quirúrgica estable, el sistema sanitario globalmente considerado, rentabiliza la inversión inicialmente realizada.

  • Desarrollo de los aspectos motivacionales apropiados que faciliten la generalización de estas actividades. Los profesionales y los centros que oferten una mayor capacidad resolutiva deben ser especialmente reconocidos laboral y socialmente.

  • Es precisamente el aumento de la capacidad resolutiva uno de los factores primordiales que garantizarán un gran futuro a la Medicina de Familia y precisamente en ello juega la cirugía menor un papel fundamental. El médico de familia que asume estas competencias conoce bien la influencia que tienen en la valoración que sus pacientes hacen de su ejercicio profesional y es motivo suficiente para entender la formación en este campo como algo imprescindible.



Vol.2 Núm. 1

Benjamín Ibarrola Muñoz
Especialista en Medicina Interna y Médico de Familia.
Co-fundador de la Unidad Docente de Medicina de Familia de Pozuelo de Alarcón-Clínica Puerta de Hierro de Madrid (España)
 

Aun reciente mi jubilación oficial del Sistema Público, al que he servido cerca de 40 años, y manteniéndome en activo dentro de este apasionante mundo que es la medicina, quiero manifestar la gran satisfacción que para mi supuso incorporarme, desde su nacimiento, al desarrollo de la Medicina Familiar (MF) en España, desde le privilegiado observatorio del centro Docente de Pozuelo de Alarcón.

Mi generación, y creo que muchas otras posteriores, me atrevería a decir que incluso hasta las actuales, sólo recibíamos una formación teórica en cirugía, y aquellos que elegimos especialidades médicas carecíamos de una cierta capacitación la más simple incisión o sutura. La práctica de la medicina extrahospitalaria, muchas veces en solitario, nos enfrentaba a menudo con esa carencia.
El haber desempeñado durante muchos años el puesto de médico de la Beneficencia Municipal de Madrid en Casas de Socorro, me obligó a adiestrarme en algunas técnicas quirúrgicas que incorporé al Centro de salud de Pozuelo, junto a otras intervenciones y procedimientos manuales que en el mismo se practicaban. El interés de muchos residentes de las primeras generaciones de MF y una formación dermatológica, magistralmente dirigida desde la Cínica Puerta de Hierro, impulsaron este germen de la Cirugía Menor (CM).

Las promociones de finales de los años ochenta de Pozuelo abanderaron en años posteriores (en al década de los 90 y en este nuevo siglo), la institucionalización de la CM en Atención Primaria y realizan los primeros libros de formación en cirugía menor, que con posterioridad han sido referentes en nuestro país. El enorme interés que dichos textos suscitaron entre los MF y otros profesionales de la atención primaria, junto con su difusión en toda España y el desarrollo de cursos lectivos, consolidaron la práctica de estas habilidades.

Cursos y textos permiten el conocimiento de unas técnicas, pero su dominio exige una práctica habitual que no siempre puede ser tutorizada. Hacer llegar a todos los centros de atención primaria del país esta tutoría y aplicarla a los diversos procesos y patologías sólo podría realizarse con medios audiovisuales. La VideoRevista de Cirugía Menor que Vds. tan admirablemente dirigen y el Grupo de Trabajo de Cirugía Menor en MF con todos sus aspectos formativos, sin duda contribuyen a dichos objetivos.

El diseño, la claridad en la exposición de los temas y la excelente imagen que contiene su VideoRevista, augura el que un gran número de profesionales se inicien o perfeccionen en las habilidades de cirugía menor. Con ello es seguro que sus pacientes se beneficiarán sin olvidar la autosatisfacción para el médico al realizar dicha práctica clínica.

Animo a su grupo y al laboratorio ratiopharm que les apoya, a mantener y desarrollar esta VideoRevista que hace que muchos colegas de atención primaria aprovechemos la magnífica oportunidad de formación que nos brinda. Con ello se contribuye a que el aforismo “sólo debemos asumir en nuestra práctica aquello que dominamos y únicamente restringe nuestra actuación el limite de nuestro conocimiento” sea cada vez más amplio…. gracias.



Vol.2 Núm. 2

Almudena Cerdán Gómez
Residente de 3º año de Medicina de Familia
Centro de Salud Cerro del Aire, Majadahonda (Madrid)
 

Son muchos los factores que influyen en la elección del centro de salud para el último año de residencia en la especialidad de Medicina de Familia, pero, sin duda, la actividad concreta de cada consulta y el enfoque que a ésta se le da, son los más importantes. Dentro de esta actividad está incluida la práctica de Cirugía Menor, que no en todos los centros se realiza de igual forma, bien por falta de tiempo, de medios, o de interés por la misma.

En mi caso el contacto con la cirugía menor ha cambiado desde el “terror” a tener que suturar heridas, recién llegada al hospital, con pulso tembloroso, empleando el precioso tiempo de otro paciente que esperaba , incómodo, sin poder sentarse por el terrible dolor de una hemorroide trombosada, a la agradable sensación que queda cuando un paciente te agradece el resultado de los puntos de una herida que suturaste, o lo aliviado que se encontró tras el drenaje de un absceso, siempre fatalmente localizado, por cierto.

Y es que la práctica de cirugía menor es una de las actividades más reconfortantes que podemos realizar desde Atención Primaria, ya que nos permite resolver en poco tiempo y de forma eficaz patologías que van desde las más banales, y no por ello menos incómodas o dolorosas, hasta la detección precoz de lesiones cancerosas. De ahí la importancia de aprender las técnicas correctas que nos permitan sentirnos seguros para afrontar el tratamiento de los diferentes problemas que acuden a nuestra consulta, sin necesidad de derivarlos al cirujano o al dermatólogo.

Así que ya superados algunos de los retos de la Cirugía Menor, me encantará seguir aprendiendo, en este año tan decisivo, todo lo posible par aliviar y solucionar eficazmente una parte de la variada y plural patología del centro de salud. Por todo esto me interesa elegir un centro en el que pueda seguir practicando mis conocimientos y, desde luego, poder ampliarlos y mejorarlos. Sin duda, las enseñanzas de la VideoRevista de Cirugía Menor, que de forma tan instructiva, nos recuerda y actualiza en estas técnicas, contribuirán a que los residentes de medicina de familia realicemos la cirugía menor de mejor calidad en nuestros pacientes.

 

 

   Información Legal © 2003 VisualField, Todos los derechos reservados.